martes, 25 de agosto de 2009

Hoy fué un día raro. Demaciada bronca, cargado de una impotencia que hace mucho no sentía (y que parece no parar). Mezcla rara de ganas de dormir, de hablar y llorar.. con esa sensación o necesidad de tener a alguien cerca, y de abrazar a ese alguien. Siento ganas como de querer gritar hasta el fin del mundo todo eso que me mantiene ocupado el pensamiento, que no me es fácil dejar de lado. Me siento inerte, como si calladito esperase en un rincón. Esperando y buscando un momento "ideal" para decirlo. sacando el miedo que me limita. Pero que a la vez es del tipo de miedo que es necesario superarlo para entender la realidad y dejar de apoyar todo en la imaginación y los deseos.
Es o va a ser lo que tenga que ser.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario