sábado, 19 de septiembre de 2009

No tengo razón para esconder lo que veo,
lo que encuentro, lo que deseo.
Es encanto extraño, esa sensación abierta,
que no descansa solo me alerta.
Incitando tu compania, no encuentro otra salida,
esperando su engaño que me valga lugar, solo esperar.
Aceptar lo que pasa, olvidar lo que me mata.
No veo manera de sacar lo que apena,
de ignorar el pensamiento, de matar esa condena.
Que aflore el sentimiento, lo que realmente siento,
esperando el cambio adentro, inseguridad que ahora es infierno
¿para que escaparse?, talvéz hay que arriezgarse.

no... mejor no.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario