viernes, 2 de abril de 2010

A veces me asombra lo incredulo que puedo ser.. esas fantasias que andan dando vueltas en la cabeza, que alimentan un poquito ciertas ilusiones que a veces me llenan. Es triste cuando me doy cuenta que no hay cambio, que al fin y al cabo de nada sirve pensar en eso. Es solo tratar de evitar lo que veo y no acepto. Es darle tiempo a un reloj que dejó de andar hace rato..

(dibujito que hice, no se que significa pero me parecio que tenía que ir acá)



1 comentario :

  1. Aplausos.
    En el fondo todos padecemos lo mismo, todos tenemos esas fantasias y al fin y al cabo todos nos damos cuenta de que no son mas que eso FANTASIAS.

    ResponderEliminar