martes, 1 de junio de 2010

Es jodido estar limitado. La verdad que es bastante complicado sentise algo así como enjaulado, sin nada que poder hacer. Ante todo, es dificl de entender, porque por ejemplo yo me veo así, pero en cierta forma "no creo lo que pienso", si ya sé, es super contradictorio. Cuando uno hace o deja de hacer algo, cuando mayormente se reserva la posibilidad de actuar es porque hay alguna situación o por ahí algún tercero que no deja que uno se pueda expresar de la manera que desea. Y ahí es cuando se duda lo que hay que hacer, de seguir lo que uno quiere. El punto es que es un poco lo que siento que me rodea ahora, pero al fin y al cabo (acá es cuando viene mi paradoja) uno es dueño de su verdad, y de esa rara libertad para poder cambiar las cosas. Para que esperar acciones ajenas?, es algo que realmente creo pero me resulta tan complicado porder efectuarlo que hasta empiezo a dudar de mi mismo.
Ya me entenderé.. tiempo al tiempo.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario