domingo, 6 de junio de 2010

Hay un nivel de falsedad que es tan sutíl e incociente que no nos damos cuenta de lo que se esconde hasta practicamente al momento del hecho (me gusta escribir raro) , es decir, cambió de idea y te cagó los planes/salida a ultimo momento.
Lo feo es cuando esa persona sabe que uno cuenta con ella, pero le debe parecer algo tan superfluo que lo que menos parece es importarle. A tal punto que horas antes, y con sutilidad o entre lineas ("carpa") te dejan por claro y entendido que nunca fue algo que anhelaba o quería hacer. Talvéz por ahí, por miedo a decir No, o sentir algún tipo de obligación que no dejaba negarse a la situación, no lo sé. Pero me resulta un poco denigrante caer tan bajo en el sentido de no poder dar la cara y hablar con claridad o de forma frontal y expresar lo que se piensa o siente.


Nota: todo lo planteado anteriormente está redactado bajo un nivel de poca lucides provocado por una salida previa con un claro contenido alcohólico.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario