jueves, 28 de octubre de 2010

30 viviendas, 28 hogares, 99 personas, 62 mujeres, 37 hombres.. fuaa (?)
La verdad no estuvo tan mal, a pesar de las horas, el calor y lo mucho que caminé, fue una linda experiencia. Me tocó un barrio de El Palomar, la mayoría de la gente copada, me charlaban de la vida, de política y hasta me ofrecian mate.. Me sentí como una especie de "amigo del pueblo" jaja, fue re loco. Dentro de esas cosas me preguntaban si yo era docente, cosa que quedaba evidente no ser así cuando les decía que tenía 18 años, y que a falta de gente para censar tomaban a otras personas. Volviendo al día en sí, igualmente a pesar de la cantidad de horas me pasó bastante rápido, terminé a eso de las 3 de la tarde. y obviamente como no puede faltar tuve un momentaneo amor platónico, va.. en realidad fueron 2 ¿?
Tuve la "suerte" de caer en una casa que había una especie de "pijama party" de chicas veinteañeras.. y si, fue imposible hacer pasar desapercibidas a esas muchachas hardcore, una con remerita de los Ramones, y la otra un piercing de esos arriba del labio (pero abajo de la nariz), hermosa y nada.. fue un instante que me pseudo-enamoré (?)
En otra, también me tocó censar a un señor mayor, bastante mayor el cual cuando me abrió la puerta no salió solo sino que lo acompañaba un olor muy extraño, una especie de mezcla entre vejez y porro jaja, mirá al abuelito eh!.. Después me pasó algo esperable por mi aspecto, (la llamada portación de cara) toco timbre, -¿quién es? -soy del censo nacional contesté.. el señor salió con la llave para abrirme, cabeza gacha mirando las llaves, derrepente alza la mirada y al verme guarda inmediatamente las llaves de forma disimulada, jajaja evidentemente la imágen que le daba con mis rastas no era muy seria y ni hablar de generar confianza. Un claro ejemplo de lo importante que es, y como pega la primera impresión en la gente (tema que seguro voy a tratar otro día). Bueno, después me fui para ramos a la casa de mi viejo y terminé de llenar unas planillas para después poder entregarlas y LISTO EL POLLO! fuí felíz.
No se si lo volvería a hacer pero, en fín, fue una muy buena experiencia!

4 comentarios :

  1. jajaja que copado y cuantas anectdotas :P no pense que seria una experiencia linda :)buensimo que no se te haya hecho tedioso :) besos!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja me mató lo del señor con la casa llena de olor a porro! Livin' la vida loocaa ♫ jajaja
    Che que bueno que te fue una buena experiencia y que la gente se portó bien. En situaciones así te das cuenta de que hay bastante gente buena onda en el mundo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Queridisimo Panser, entraste en el grupito de los que hoy dijieron eso, nada más. No te preocupes. Además, me alegra que preguntes. En serio. Por favor, no pienses mal.

    ResponderEliminar
  4. Me gustan ese tipo de experiencias que uno no suele hacer porque dejan anécdotas y cosas que a la larga uno recuerda con alegría. Qué copado.

    ResponderEliminar