viernes, 1 de octubre de 2010

Nada es como te lo hacen ver, es lo que aprendi más que nada en este ultimo tiempo. uno puedo decir, pero no hacer, o al revés. Pero la verdad está en que muy pocos respetan su pensamiento. Algunos le dicen hipocresia, falsedad, "ser careta" (palabra que detesto) en fin, montones de adjetivos, pero no creo que pase por ese lado. Nos pasa a todos, por más que a veces no se demuestre, no se puede matar lo que se piensa, en el fondo sabemos donde le estamos errando. Nos damos cuenta, y eso es más que rescatable. como quien diría, es un comienzo (como dice el gordo walas: "enfrentar un error, y no saber que hacer"♪). Está bien, a veces no alcanza, o es tarde, pero eso ya genera un cambio dentro de uno, importantisimo aunque no paresca. Lo que nos da el pie a cambiar.
-Yo lo digo, pero no lo hago.
-Yo no lo digo, pero lo hago.
-Yo lo hago, pero no lo digo.
-Yo no lo hago, pero lo digo.
mucho juego de palabras me parece, pero buen, se entiende.

Podemos mentirle a los demás, si.
pero no a nosotros mismos.

2 comentarios :

  1. Si, ¡lo entendi! y coincido en que realmente NO nos podemos mentir a nosotros mismos, por mas que queramos -¿querramos?-. Ya ni conjugar puedo, que patético.
    Un beso fede.

    ResponderEliminar