miércoles, 5 de enero de 2011

Estás dispuesto a hablar, abrir tu cabeza de una manera que nunca pudiste.
Más que cabeza, abrirse de sentimientos.

Y justo en ese momento, algo pasa. Es que seguro te carcome por adentro el conocer la verdad.
Y es ese segundo en que la decisión se vuelve tímida,
y pasas de avanzar un casillero tan dificil a retroceder dos de golpe, y te quedás.. inerte, nulo.

Como siempre, en tu lugar. Y sin palabras.

Y a volver a empezar.

5 comentarios :

  1. Te noto muy pensativo últimamente

    ResponderEliminar
  2. Te comprendo, anduve pasando por lo mismo estos últimos días

    ResponderEliminar
  3. Mmmm...las decisiones tímidas me parece que no son decisiones...

    ResponderEliminar
  4. Creo yo que todos tenemos miedo a la verdad en un cierto punto. Es mas facil encerrarnos con nuestros propios delirios y listo. Pero siempre es buena una dosis de verdad, asi despues no nos damos la cabeza contra la pared.
    Un beso Fede.

    ResponderEliminar
  5. El impulso dura hasta la puerta.. ahí ni te animás a tocar..

    Es como la dieta del Lunes, todas las ganas de empezar, llega el Lunes y te clavás un criollo y a la mierda todo (?)

    Si hace mal adentro, que salga.. pero nada de impulsos, hay cosas que se piensan, que se proyectan y se deciden, una vez que la decisión se te plante en la capocha y eche raices, habrá que actuar.. pero eso si, siempre uno es exclavo de sus palabras, a asumir lo que pasa.. yo te banco Fede! :)

    ResponderEliminar