domingo, 4 de septiembre de 2011

La mentira tiene las patas cortas.
Cuando las personas que menos quisieras te terminan defraudando, y entre mentiras se excusan.
Mentiras que se inventan justamente para evitar un conflicto, pero ya ves como termina todo, cuando se asoma un poquito la verdad también viene el quilombo. Ese que se quería dejar de lado, y por el que se empezó todo.
Aprender a ir de frente. Hay que anotarse eso en algún lado.

¿O por ahí es mejor no enterarse, no?

9 comentarios :

  1. Já, ojalá hubiera un curso donde enseñen a ir de frente.. Mandaría a un par..
    Dicen que ojos que no ven, corazón que no siente.. pero para mi es puro chamuyo..
    Que andes bien Fede!

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos me reconforta saber que yo sí voy de frente. Algo es algo, no?

    ResponderEliminar
  3. Yo prefiero saber la verdad y enfrentar las cosas,y valoraría que dijieran la verdad en una situación crítica que me mientan,ende no haría lío.
    Lamentablemente todo el mundo miente y como diría una frase de una peli Adam algo así como:Es común la mentira,por eso hay que saber distinguir y hasta incluso valorar la mentira que se hace con buenas intenciones y la mentira que se hace con malas intenciones.
    De por sí estaría bueno que la gente no mienta.Saludos!.

    ResponderEliminar
  4. "cuando se asoma un poquito la verdad también viene el quilombo"


    ES FRASE ES CLAVE: la respuesta está en tus propias palabras.
    La verdad es peligrosa. Solo hay quienes se atreven a enfrentarla y otros que preferirían nunca haberla conocido.
    A estas cosas, solo podes hacerle frente

    ResponderEliminar
  5. Hay mentiras que no tienen patas cortas. Hay mentiras que están bien echas.
    Ya de por sí bastante decepcionante es que las personas que menos quisieras que te defrauden lo hagan, como para que encima tengan la caraduría de mentirnos al respecto. Se viene el mundo abajo cuando pasa algo así. Es como que te preguntás: "Ok, ¿en quién carajo puedo confiar ahora, entonces?".
    Hay que ir siempre de frente, coincido plenamente con vos. Mentir para no lastimar o no hacer enojar está visto como (es una manera de decir) una buena acción, pero no es más que la cobardía de no asumir lo que se hizo. ¿"Te miento porque no te quiero lastimar"? No, mentís porque tenés culpa de lo que hiciste y encima no tenés las pelotas para afrontar lo mal que estuviste.
    Y siempre es mejor enterarse, Fede. Duele, pero uno crece. Hay que abrir los ojos, aunque talvez eso no nos haga feliz.

    En fin, leí tu firma en el blog de María (Fumate Esta) y me quedé con la duda. ¿De qué trata "Arruinarse", de Tan Biónica? Para mí no era más que una canción de desamor, ¡pero ahora contame!

    Un saludo, capo :).

    ResponderEliminar