domingo, 25 de septiembre de 2011

Tengo que aprender a no planear más nada, cuando lo pensás mucho no sale. Definitivamente.
Pareciera que cuando más seguro estoy de lo que quiero hacer, más atrás me tiro al ver que todo eso que imaginaba no va ni cerca de lo que tenía en la cabeza dando vueltitas. Lleno de ilusión, espectante, al pedo. Y ahí la cara se pinta sola de gris.
"Pretender" es una palabra que tendría que sacarme de la cabeza un tiempo.
Listo, otro día más planeado, otra desilusión.
Ojalá no se repita.

5 comentarios :

  1. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://cordurainsana.blogspot.com/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar
  2. LA típica que te autoconvencés de hacer algo y en el mismo pensar por qué hacerlo te entrás a autoboicotear y bajás los brazos. A veces está bueno ser un poco impulsivo, cosa que no me sale tan bien. Para la rutina normal de la vida, sí a la organización.

    Beso Fede.

    Pipis.

    ResponderEliminar
  3. A veces esa es la cagada de tener expectativas, qué después, salgan como salgan las cosas, difícilmente salen como uno pensaba. Quizás mejor, quizás peor (normalmente peor, jaja), pero nunca de la misma manera en que uno las imaginó.
    Por ahí tenemos que aprender a no esperar nada. a poner lo mejor de nosotros cuando hacemos algo, sí, pero no esperar que salga de determinada manera. Dejar que nos sorprendan los resultados... Igual, más allá de la teoría, creo que es imposible no tener expectativas respecto de lo que sea que hagamos, pero bueh... de poder tener esa filosofía sería genial, jajaja.

    De todas maneras, si te sirve de consuelo (?), yo hasta hace días tenía una vida armada de determinada manera. Cada día me levantaba pensando en cómo sería "equis" cosa acordé a esos planes... y así pasé casi 3 años proyectando una vida al lado de alguien que en un minuto y de repente me tiro los planes a la mierda, así que quizás un día planeado que no funcionó como esperabas, no sea tan grave, algunos estamos peor, jajaja.

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. Men, planear la vida es una mierda porque siempre termina saliendo todo como el orto. Te lo dice una gran gran GRAN planeadora.

    ResponderEliminar