domingo, 19 de agosto de 2012

A veces lo más obvio, lo más visible, se hace transparente para los ojos.
Talvez sea porque en realidad no se quiere ver, queremos evitar eso que en algún momento nos va a ser inminente. Hacernos los boludos, como quien dice. Solo para tratar de que todo quede en la nada, en el tiempo o en el mismo silencio, mudo, pero no ciego.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario