jueves, 27 de diciembre de 2012

La verdad es que tengo vastas ganas de llorar,
pero no puedo, siento que no tengo lágrimas para prestarme.
Las busco bien adentro y no las encuentro, no las puedo hacer valer.
Quiero, y no me sale.

3 comentarios :

  1. podria prestarte unas cuantas hasta que te auto-prestes las tuyas? claro que después te cobraria doble porque el mercado lacrimógeno está en alza por estos dias y ya seria tus lágrimas y las mias juntas...
    además, al estar usaditas ya no nos limpiarian los ojos como cuando están recién salidas... Igual, para no hacer tanto lio mejor si te van te las presto de onda y listo!
    Un poco de humor pero ojalá todo se resuelva de la mejor forma, con lágrimas o sin ellas.
    Saluditos tucumanos :)

    ResponderEliminar
  2. Abrí las compuertas de llanto, diría Girondo...
    (Mirá: http://www.youtube.com/watch?v=Q8dtLLxlVTI)

    ResponderEliminar
  3. Me dio ternura esta entrada. Pero ei, a veces si no salen es mejor esperar a que salgan solas no las fuerzes y empeza el año bieeeen! estoy segura que hay un monton de razones para reir mas que para llorar, un abraaaaaaaazo

    ResponderEliminar