viernes, 14 de diciembre de 2012

Por ahí hoy se me da para verlo de otra forma.
Nadie es irremplazable. Aunque de afuera puede llegar a parecerlo, es simplemente eso, una idea. Tal vez sea que cada cabeza encuentra de una forma distinta el como taparlo, o no.
Alguien nuevo que ocupe ese lugarsito vacio. Pero no porque el otro sea apto para lograr eso. Pienso que es uno el que termina regalando el lugar, ese titulo a reemplazar. Todo por una necesidad, esa de tener cerca al que nos falta. Y llenar espacios que nos hacian sentir queridos.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario