domingo, 16 de febrero de 2014

Nadie te puede preparar para el amor o el miedo. Es ley.
Y así se sintió toda la semana quien les habla,
nunca mejor ejemplificado jaja. Si, me rio en desgracia.
No me entierren, tirenle mi cuerpo a los lobos.