domingo, 26 de octubre de 2014

Medianos años, y en el estanque duermo. Es ver como pasa esa caravana de anhelos que por miedo, creo, no logro subirme.
Fue la segunda, inesperada, después de muchas primaveras, más de las que me gustaría pensar. A veces un acto tan simple me da el envión suficiente para ver que hay ojos abiertos que tal vez estén mirando cerca. Pero al mismo tiempo tengo esa doble sensación, de saber que el cuerpo y las emociones están en mi contra y peor aún, de no ser capáz de poder revertir eso, a pesar de ser lo que más deseo.
Es aquel pudor que no debería ser tal, la cabeza que no quiere escuchar y todas esas vivencias que me pierdo.

Es de esas tantas cosas que escribo para mí, solamente para poder recordar, sabiendo que existe este lugar de descargo. Mi catarsis.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario