martes, 23 de diciembre de 2014

Hoy otra vez, le doy fin a algo que nunca empezó.
Entre desafortunados malentendidos, de a poquito se empezó a formar todo lo que no existió. Si, ya se, parece una cancion de Arjona esto, pero de verdad este pedorro juego de palabras es la mejor manera que encuentro para explicarlo. Hacía mucho que no me sentía tan cerca de poder vivir aquello que extraño. El querer, sentirse querido, y tener las ganar y el tiempo hacerlo real para los dos.
Muchas idas y vueltas. muchas, muchas vueltas, nunca mejor dicho. Pero más que nada en mi cabeza, por lejos. Un inexperto de señales, tristemente ese es el titulo que me voy a poner hoy.
Me siento un boludo, estoy acongojado, desilusionado, incomodo y por sobre todas las cosas harto de ser tan ajeno a lo que me hace bien. No se si tengo imanes del mismo polo y hacen que todo se aleje, pero no encuentro la forma de revertirlo.
Claramente estoy muy enojado conmigo, no hay culpa alguna que pueda tirarle a ella, el boludón soy yo y hasta ahora siempre fue así. Por eso persiste mi bronca, soy yo, y me doy cuenta que es lo que me potencia todavía más para seguir llenando la angustia que siento ahora. Ese nudito en la garganta que va tomando cada vez más volumen como si fuese un ovillo de hilo enroscandose.
Estoy seguro, que este mes de mierda que tuve fue resultado de todo esto, de mi poca voluntad para el cambio, para tratar de progresar por lo menos una vez de la forma que me gustaría.
No me siento entero, estoy debil, mental y fisicamente. y de verdad, jamás me sentí así hasta ahora, que el cuerpo haga presente mis mambos me está asustando un poco. Y claro, esta negatividad que tengo en la cabeza sin duda es la que me atrae más mierda, cada vez lo afirmo más. De mal en peor, sumando puntitos en contra.
Me cuesta ahora pensar en otra cosa, con toda la simpleza de la palabra, puedo decir que estoy triste. así de simple. TRISTE. Un poquito de desilusion, otro de vergüenza, incomodidad, y tantas otras cosas hacen ese cocktail que se me mueve en la cabeza desde hace varias semanas.
Estoy escribiendo en caliente, pero bien, vuelvo a lo mismo, en caliente conmigo mismo, un enojo que me sale por los poros. Por eso vengo acá, cada vez con menos frecuencia, pero se que el lugar está. De nuevo, me lo escribo para mi, es el machete que voy a leer en el futuro y porque no, hasta riendome de todo esto.

Pero hoy sos más boludo que nunca fede, un peter pan cualquiera que lo único que sabe es volar.

domingo, 7 de diciembre de 2014

El cariño y su alusión a la expectativa. Que lo parió.