domingo, 9 de agosto de 2015


No votaría a alguien que está acusado de irregularidades en su gestión. No votaría a alguien que está incolucrado o procesado en alguna causa. Tampoco votaría alguien que contradictoriamente habla de derechos y libertades, y alza publicamente su voz en contra del aborto. No votaría a alguien que abusa del populismo, vendiendo fraseos vacios y trillados. O fomentando la vagancia indirectamente. No pondría mi voto en aquellos que condujeron clubes de fútbol, sabiendo que inevitablemente transaban con las máfias barrabravas. No votaría a alguien que se cambiaba de partido, dependiendo de como soplaba el viento. No votaría a alguien que usa "cámaras de seguridad" como respuesta a casi todo. No votaría al que encubre. Tampoco votaría a aquellos que vinculan con narcos. No votaría al que reprime, ni al que cierra centros culturales. Ni mucho menos a los que priorizan e invierten en que el fútbol sea "gratis" para todos, cuando en incontables de sectores olvidados no tienen siquiera.. ¿televisión? ¿lúz? .. No, algo tan básico como lo es el agua.

Sin dar nombres, tengo mis suficientes precauciones como para dudar de varios personajes, y saber que no voy a regalar mi voto.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario