viernes, 30 de diciembre de 2016

Puede ser una diagonal que arranca en la izquierda desde lo más alto y va cayendo dormida hacía el otro extremo. Un comienzo expectante que se fue guardando en lo llano de lo cotidiano.
Me surge al pensarlo, como cuando en aquellos años nos regalaban ese juguete nuevo que a primer momento no queríamos soltar ni un segundo. Te acordás de ese interés potenciado?. Igual al poco tiempo ya te resultaba monótono y esa descarga a tierra quedaba resguardada a un costadito del cuarto, o talvez en una repisa, juntando horas quietas y polvo.
Hoy quise pensar que por ahí ese arranque llegue a ser cíclico y que en unos días se repita el auge de este Enero, pero con margen para poder marcar la diagonal opuesta. Creciente.
Por ahí, quien me dice, aparezca otra vez lo oportuno que mutó con el paso de los meses.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Me siento en el limbo cuando no se como actuar después de negativas recurrentes. Termina siendo la constante que me repele a la fuerza de toda buena intención. Me planto, pienso y vuelvo a formularme si es funcional insistir, o más razonable desistir. Es que, ¿Cuándo sirvió forzar y cuándo sirvió rendirse? Al final son las dos aristas que me hacen ver lo justificada que puede ser cualquier decisión. Lo acertadas o equívocas que pueden resultar ambas. Por más que tome lugar un supuesto persevera y triunfarás. Dónde guardás la frase si te ponés del lado de que estás forzando algo que debería necesitaría ser natural.
Y entonces, dónde queda todo? - Me pregunto yo.

martes, 8 de noviembre de 2016

Pensé que era un día más caminando de temprano por el gris microcentro, hasta que me crucé de frente a una leyenda viviente de la música,
al negro de Mambrú.

miércoles, 12 de octubre de 2016

Me es raro porque, a su forma, extrañar me resulta casi que igual de lindo como nostálgico.
Como si mezclara ansiedad, kilometros de afecto y algo de tristeza en forma de plastilina. Moldeando con los días una bolita atigrada de varios colores, que entre lo cálido de las manos se termina apagando en un tono opaco y homogéneo.
Pasa todo junto, de los vívidos colores que realzan la importancia y el valor de la persona, a un pocito de nostalgia y el hueco gris que deja en ausencia. Dos caras totalmente distintas que por momentos se saben suplir, extrañamente.
Al fin y al cabo, cuando se extraña, el cariño es el motor.
Una buena señal ante ese peso.

lunes, 3 de octubre de 2016

A veces, con un foco perdido,
por pensar en el futuro, me olvido de tener un presente.

martes, 27 de septiembre de 2016

No suelo desear el mal, pero ojalá tengan compañeros de laburo que escuchen todos los días La Berisso y Notevagustar, desde temprano, en el mismo escritorio, a centimetros de distancia, como me pasa a mi, hasta el infinito las 17 hs y más allá.

martes, 13 de septiembre de 2016

Hoy me acordaba del famoso reloj-despertador de la revista Genios,
pero especialmente de su alarma.
Prefería levantarme rápido de la cama para ir a la escuela, antes que escucharlo 30 segundos más.
Nadie te va a extrañar, vil aparato cuponero.

viernes, 2 de septiembre de 2016

En definitiva la vergüenza o el temor te pueden llegar a durar unas horas, algunos días. La duda no, te va a acompañar toda la vida.
Desde acá, hasta que la memoria haga su fuerza.
Ahí ya sabés el desenlace con anticipación, para mejor evitarlo.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Se trataba de una especie de aventura, inocente y picaresca.
Algo tan simple como levantarse de la cama e ir a la heladera cuando todos dormian. Siempre despacito, sin apuro visible por miedo a hacer algún tipo de ruido que delatara el acto.
Me recorre la viva imagen de abrir la heladera con la vista iluminada e ir directo a la leche condensada. ¡El premio mayor! Y ahí nomás, tomarla desde la lata, cual acto delictivo. Así se sentía.
Mamá no me dejaba, por eso cautivaba el gusto de lo prohibido.
Y creo que lo es hasta hoy, que veo esa lata y me vuelve a la memoria la travesía nocturna a la cocina.

Ahora que lo pienso, seguro esta noche se repita.

martes, 30 de agosto de 2016

La mente juega
y me armo de coraje.
Soy todo lo que no.

Un paso al frente y al natural
e invoco las palabras
que sembraste en mi pensar

Ahí dirijo la orquesta
de lo que cuesta sincerar.
Soy todo, y tal vez más.

¡De vuelta caigo!
En mero pensamiento
el valor si da lugar.
El temor no existe,
omnipotente por demás.

Imagino con firmeza,
me la creo y soy capaz.
Por lo menos hoy,
que está al caer un día más.

¡Deja vú!
Asoma solo un suspiro
del vistazo final.
Y al imaginario lo pisa
todo lo real.

Y vuelvo a contremplar
el silencio cercano
que gana aquel lugar.

Caigo, vuelvo
a todo lo que soy.

Y no pasó, muy poco salió de lo deseado.

viernes, 19 de agosto de 2016

Creo que la frustración más grande no es aquella que nos sobrevuela en la cabeza por cuestiones de distancia, por más que se agigante con la imagen de inalcanzable o imposible. Sino aquella que es más cercana, viviente, y nos roza mostrandonos su presencia a diario. Es enorme la sensación de faltante que me genera eso, más sabiendo que al verlo desde afuera hago todo lo que está al alcance para lograr ese objetivo, esa búsqueda, esa mirada. Y siempre con el mayor de los gustos por más que sepa que al final pueda no aflorar una respuesta desde otro lado. Dificilmente me pueda reprochar algo en momentos así, por mi parte está todo dicho en acciones, y hasta hoy, en seguir insistiendo. Siendo todo de la forma más noble que me nace. Esa sería la mayor paz que puedo tener conmigo mismo, saber que mi cabeza y mi sentimiento estuvieron y están puestos ahí, haciendo la mayor de las fuerzas para cumplir con lo que me hace bien, y pensando en multiplicar ese efecto.
De igual forma me cuesta quedarme con esa idea y pienso en todo lo tanto más que podría haber hecho o cambiado en el trayecto. Pienso en lo que pude haber errado, basicamente.
No puedo dejar de lado el imaginar todas esas respuestas posibles que me puedan justificar la falta de "éxito" (con unas comillas muy grandes, porque no es exactamente la palabra), pero el planteamiento avanza sin llegar muy lejos. Ya no quiero forzar nada, los hechos me hablan y van en contra de mi deseo. La falta de interés de cierta forma me comunica mucho más que lo que puede decir cualquier palabra.
La valoración es un tema del orto, siempre lo fue. Hablando tanto de la propia como de la que deposita el otro en nosotros. Cuando hablamos de su falta es dificil sacar de la bolsa y dejar de lado a las expectativas o la misma proyección boluda que nos hace autores de cierta verdad, una verdad trunca y errada, que está cargada de lo que idealizamos. Es un popurri que no suma jamás.
Nadie pide un gracias, ni esperamos que nos llueva, porque lo que le da su gracia es que simplemente aparece en lo espontaneo.
No cuesta entenderlo pero si ponerlo en juego.

domingo, 14 de agosto de 2016

Me creo un enamorado de lo espontáneo, por más que viva desmenuzando cada acto que me toca de cerca. Esa es mi traición incomprendida. Me acompaña un autoboicoteo inconsciente que en eso se contradice.
Es el gusto de ver los detalles, y todo lo que uno puede guardar ahí. Los aprecio de sobremanera. Más cuando se pone en práctica la diferencia entre ver y observar. Casi que me es un ritual tomarlos cuando flotan en esas charlas que pueden pensarse superficiales, juntarlos en una bolita. Juntarlos a montones y en algún momento poder transformarlos en un gesto singular. Hacerlos propios un tiempito y devolverlos de otra forma a quien se los tomo prestados.
No se ven horizontes. Los detalles unen rios y tiran paredes, rompen a la simple vista para ganar una mirada. Acoplan un poder hermoso, cuando el destinatario lo permite...

martes, 9 de agosto de 2016

Si pensaba y tenía una vaga idea de que extrañaba la facu,
hoy me saqué la duda de lo errado que estaba.
oh, pachamama protegeme

domingo, 7 de agosto de 2016

jueves, 4 de agosto de 2016

Pokenabos Vol. 1
Hoy a la matina caminé menos de 3 cuadras sobre 9 de julio y habré visto 5, 6 entes jugando.
Yendo para once en el subte, 3 bepis treintañeros atrapando adentro del vagón.
Pero el número uno lo tiene el gil que iba caminando ciegamente y casi se lleva puesta una moto (estacionada) por agarrar pokebolas. Heme aquí.
Fuera de joda nos estamos yendo al carajo mundo, VAMO A ACCIDENTARNO

domingo, 31 de julio de 2016

Tengo una debilidad bastante importante cuando en alguna charla salen temas referidos al universo y sus cuestiones astronómicas, me es un contagio inevitable por toda esa bola de preguntas hermosas que desencadena. La puta madre, me vuelve loco imaginar que estemos tan ajenos a algunas respuestas, pensar en todo lo que estamos ignorando me hace volar la mente por demás.
Siempre me pareció egoista al extremo pensar que somos el eje o los únicos interpretes y protagonistas entre tanta inmensidad. No solo eso, sino el imaginar esos tiempos que originaron todo.
La idea de lo infinito del universo es algo que en lo obvio supuestamente ya lo tenemos sabido, pero lo aprendimos como algo re superficial. Nos habita la idea del espacio pero de ahí a meterse en profundidad en lo que comprende, que lejos que andamos che. Es un poco la soberbia de dar por sabido todo y no seguir escalando con más preguntas. Quedarse en lo cómodo del conocimiento, como quien dice.
Onda, si te ponés a pensarlo bien con este ejemplo boludo, somos un granito de arena en un desierto uachín, y a lo sumo conoceremos unos cuantos metros cúbicos de eso. Y ahí digo yo, como podeeeeés retrucarlo? a vos te digo piscuí, la pucha, en definitiva somos algo tan complejo como insignificante a la vez.
Hace algunos días vi una secuencia de imagenes que super simplifica cualquier idea con lo increiblemente mágico que es EL TODO. Me sale el jipi cósmico de adentro, pero la inmensidad que nos apaña es casi indescifrable. Ya con tomar un poquito de noción de lo que son las escalas se te da vuelta el balero solo. Origenes, distancias, tiempo, realidades, equilibrios, historia, energía, materia. Cuánto que hay atrás..
Ay ay ay.. cada tanto me suele agarrar el brote de existencialismo y hasta me olvido de todas las giladas que nos fruncen el ceño jaja

miércoles, 27 de julio de 2016

jueves, 21 de julio de 2016

Es como que en el fondo no terminamos nunca de aprender que vivimos siempre esa la ilusion de merecer (un poquito más). Al final de algunos gestos caemos en el criterio bobo de que nos quedamos cortos con las acciones, porque no vemos en el otro (ni nos vuelve) la sensación o el impacto que esperabamos. Que boludos somos por momentos, amamantando la decepción.
Si, es fija "no hay que esperar nada de nadie", eso lo RE sabemos che. Es una de las tantas frases reales que tenemos preparadas en el cassette para darle play, pero de ahí a ponerla a prueba... apa! a otra cosa mariposa, casi que me siento a años lúz.
No se, que se yo, es un garrón cuando pones mucha mucha energía en algo y después de tanto entusiasmo y dedicación no ves ni un minimo fruto.
A veces no alcanza, y puede que ya no dependa de uno.
Ahí está la sintesis de todo.
Que se yo, aguante Virgi que sabe bocha de la vida.

viernes, 15 de julio de 2016

Si pensás que no estás aprovechando tu juventúd ni tus días al máximo, pensá que es viernes y acá el pibe está a la penumbra del monitor comiendo unas empandas frías, mientras mirá por youtube como unos koreanos juegan al League of Legends.
Saludos desde el planeta pantriste.

sábado, 9 de julio de 2016

Quiero creer que los cambios chiquitos anteceden a los grandes, va.. pienso exactamente eso más allá de lo obvia que pueda parecer la frase. A cada respiro esas decisiones minúsculas nos van tirando una puntita de lo que puede ser otra, otra y otra.. Como una ola, que nace en lo ancho y al terminar cual embudo nos va acercando a lo que buscamos, a esa orilla. Algo ciclico que no termina nunca, para bien o para mal.
Y bueno uacho, esta semana fue la prueba de eso y de que en algún momento, pese a hacer fuerza, cedemos al rechazo.
Arranqué a laburar de lo que, desde que tengo uso de razón, siempre quise repeler. Tanto el discurso y la actitud se me fueron tapando con necesidades de cambio, de querer ocupar la cabeza en otras cosas.
y bueno.. Acá estamos, sumergidos en la clásica rutina grís que te hace dudar cada día más de lo que te imaginabas a futuro. De lo que querés.
Resulta que ahora el chabón está metido siete horas en una oficina a 2 cuadras del obelisco, rodeado de abogueitors, pasando datos de resoluciones y mirando el monitor con los ojos en compota. Donde algunos días es salir de ahí y volverme a casa en la aventura del Sarmiento, después de una travesía de 2 horitas de viaje. Y otro puñado de días es ir post-laburo directo a la facu, para después de cursar llegar a casa pasada la medianoche, con suerte. Literalmente casi que paso más tiempo en colectivos que en mi casa, pero es loco y triste mirarlo desde ese lado.
De un día para el otro me pelé, hice volar esos más de 60 cm de rastas y me empecé a vestir como señor "mejor".
PERO QUE NOS PASÓ TITÁN, EN QUE TE CONVERTISTE!?
Igual más allá de lo visible de la imagen, el cambio mayor me pasa internamente. No se che.. el momento (este momento) me pedía cambiar aires, por más que en el fondo la rutina sea poco querible, por ahí origina algo mejor con el paso de los días. Que se yo, duermo en esa idea por ahora, por más que no me cierre todo lo que lo envuelve y que pensarlo sea una desidia durante gran parte del día.
En una semana cambié mucho, me cambió mucho todo. No me hallo en ese lugar ni en lo que comprende mi futuro ahí. Asi que prefiero verme al corto plazo y esperar a que lleguen cosas más lindas que me saquen de este circulito diario tan descolorido.
Igual por más formal que vaya al laburo, caigo con la mochila de los Misfi' al hombro.
Vissssste, hay cosas que nunca se negocian, short the bocha.

jueves, 30 de junio de 2016

Diría que no soy creyente, peeero..
Se acuerdan del comandante? volvió en forma de estampita,
forever in our corazones.

martes, 28 de junio de 2016

Siempre que me ofrecen chicles o pastillas se me vienen dos cosas a la cabeza; O tendré mal aliento, o voy a ligar un re beso.
Tengo que comprar más Listerine.

domingo, 19 de junio de 2016

Esa presión física,
ahí adentro, como una implosión en el pecho.

lunes, 13 de junio de 2016

Internamente sabés que el silencio te habla más que cualquier cosa, queda guardadito el eco de las palabras que no saben como salir. Esa inquietud latente que nos mueve todo por dentro. Que arranca por el rincón más ceñido del pecho y, con duda, aflora en nuestros gestos más naturales.
En la mirada por sobre todo, porque los ojos no saben callar.
Me despierta esa sensación de naufragio, de no ver un camino directo. Aunque tenga claro cual es el mejor desenlace y por más que sepa donde encontrar el sosiego, a veces se me vuelve etéreo ese deseo. Gana espacio la duda y la balanza me apisona las buenas intenciones. Porque de alguna forma siempre mamamos ese desconcierto.
Somos hijos del miedo a la reacción ajena, de lo que no sabemos como se puede llegar a proyectar. Debe ser eso lo que nos hace callar. El no saber que pasa por la mente del otro, ese doble filo invisible.
Un misterio tan hermoso como intrigante. Y está bueno desconocerlo.

miércoles, 8 de junio de 2016

Hay días que siento que todo es demasiado simple, mucho mucho muy.
Y debe ser así, pero viste como es la cosa, el problema somos nosotros que nos la complicamos solos, olweisss. Las personas somos raras.
Cronómetro en cero. El apocalipsis zombie cuándo era?

viernes, 27 de mayo de 2016

Los trenes que se van, la constante que se roba un poco del pensar en el tiempo perdido.
Si el humo y el vapor se fuesen, si así como se evaporan borraran toda esa estela de reproches..
Bien fuera del riel, sin viaje estipulado. ¿De qué sirve esperar de nuevo?
La valedera compañia no está.

miércoles, 27 de abril de 2016

Desde que tengo memoria, salgo de la ducha y me siento obligado a tener que dibujar o escribir alguna frase en el espejo empañado. Es un ritual.
Y me tomo mi tiempo.
De esas tantas cosas que hacen ver que no terminamos de crecer nunca,
por suerte.

miércoles, 13 de abril de 2016

Agradesco no ser un fanático político, de ninguna cara, de ningún bando. Y entender que siendo necio y arbitrario es dificil ver o buscar "verdades", algo lógico que se aplica en todo.
Veo lo que pasa y lo comparo con el fútbol y sus pasiones: cada uno va a defender su bandera por más que juegen para el orto o se manden alguna, o va a rebajar al otro equipo por más que haya jugado mejor o ganado en buena ley. Si te vas a otro club es porque seguro "te pesa la camiseta", o lo que es más seguro, te pagan mejor. También existen los barras (que viven del club) y si hay que ir a apretar ellos ponen la cara, porque claro, lo lógico dice que las figuras de poder tienen una imagen que mantener y seguir alimentando.
Es como si estuviese en la naturaleza no diferenciar que una cosa es creer en personas y otra en instituciones o agrupaciones lucrativas (claro, manejados también por personas). Siempre van a ganar los intereses por demás, el club no vive para los socios, vive DE los socios y a otra escala a veces pasa lo mismo con el pueblo. Sepan que la gente defrauda y desilusiona, creo que es lo normal, porque nadie es intocable, nadie es 100% bondad, nadie vive por siempre en el pedestal, y por su puesto, nadie tiene la verdad en todo.
y nada, por mi tanto Cris como Mauri se pueden ir a la cancha de su madre.




«Corrompido por el lado oscuro, el joven Skywalker ha sido. El muchacho que adiestraste desaparecido ha… consumido, por Darth Vader.»
- Maestro Yoda
KE ASÉEE YODA, PORQUE TODO TIENE QUE VER CON TODO, APLICANDO CLASE EN UNA GALAXIA MUY LEJANA CIRCA 1977

miércoles, 30 de marzo de 2016

Las preocupaciones más grandes son las que hoy me miran de frente. Que por más que esquive la mirada me buscan y me vuelven a encontrar. Mi mambo va con los objetivos en la vida. Tengo ese replanteo permanente acerca del mañana, que me nubla muchisimo. Y por más que sepa lo que quiero no estaría pudiendo encontrar la forma de hacerlo real. Tengo las ganas, algunos medios, pero también una inseguridad que me recorre el interior del cuerpo como un escalofrío latente.
Me pongo a evaluar ese día a día sin enterderlo mucho. La "vida" y sus fines poco ligados a la libertad de ser. El estudio, el trabajo, la bajada de linea que nos dan como objetivo de vida. Lo aceptado como normal, correcto, y cotidiano. Porque el discurso masomenos siempre es el mismo: vas a estudiar para "ganarte la vida", te vas recibir, laburar hasta consumirte para poder tener algunas semanas de descanso, encontrar el amor para casarte, tener una casa donde criar a tus hijos y seguir dando tus días al servicio de un otro. La guita mueve todo, pero sobretodo nos mueve de nuestro eje. Esa es un poco la pregunta y la respuesta a esas necesidades o imposiciones.
Se que a veces no hay opción y es pura necesidad. Pero el error está en vivir para laburar, y no laburar para poder vivir. Eso es lo que siempre me tocó de cerca, el verlo en mi abuelo, en mi papá, y no querer verme reflejado. Hace años que lo tengo entre ceja y ceja como un pensamiento que vuela lástimado. Debe ser el resultado de ver desde adentro como los vinculos se desarman por estár poco presentes y que el tiempo haga lo suyo para que ese fruto primario (que es la familia) se vaya rompiendo por distintos lugares. Pierda un poco de fuerza todos los días sin darnos cuenta.

Está bien, no me agrada esa formula, no la comparto del todo, pero como las contrarrestamos? qué puedo hacer desde acá como para no someterme a eso? No se si hoy hay alguna alternativa que esté a mi alcance. O si está, depende de mucha suerte o alguna alineación intergaláctica, que se yo.
Creo que por ese lado va mi busqueda, gastamos nuestros días en cosas que nos sacan más de lo que nos dan. Vida, energía, alegría, salud. La falta de tiempo para nosotros mismos nos descuida por todos lados.

Estoy en esa etapa que no me encuentro del todo, no es trágico pero si me resulta un poco angustiante. Estos últimos días me brotó más este pensar, pero me cayó una recomendación hermosa que se llama "la brújula interior", de Alex Rovira. No soy el mejor amigo de lo literario, pero leerlo me hizo ver más claro por donde pasan nuestras limitaciones y como eso cae en los anhelos y objetivos. No es respuesta de nada, o mejor dicho, todo esto sirve siempre y cuando uno se lo permita y entienda que si nos creamos el bienestar propio, probablemente todo lo que nos rodea llegue al mismo puerto. Y eso estoy tratando de incorporar ahora, con lo que me pasa, lo que me tiene inquieto.
Está jevi, no lo puedo negar, pero ya soplará el viento pa' dar impulso.

miércoles, 9 de marzo de 2016

Recordatorio de que la libertad pareciera tener solo pito, las pibas se mueren y el aborto siendo ilegal.
Política y religión al servicio del pueblo...

viernes, 4 de marzo de 2016

Me gusta pensar que las casualidades no existen, que los días se van adornando de esos detalles que parecen puestos con lupa. No se si es la vida misma, el universo, o alguna energía que los acerca y nos pone esas situaciones en frente de los ojos, pero por algo están ahí.
Hasta cuando aparecen personas que ni remotamente pensaste conocer, pero convive esa idea de que los caminos las ponen adelante tuyo por razones que van más allá de lo superficial. Que al fin y al cabo terminan nutriendote y guiandote entre caminos que están lejos de ser rectos. Me gusta creer eso. Todo será por algo, que se yo.
A veces suelen pasarme cosas que me dan más manija a esto, se sincronizan situaciones que me dejan sospechar mucho en que los pensamientos se sienten a kilometros, que la conexión existe más allá de las distancias y lo estrechamente físico. Y en esos momentos es cuando digo que lo siento como un acto de mágia.
Es lindo quedarme con esa idea. Cuando por lo pronto parece inexplicable.


lunes, 29 de febrero de 2016

Días en que sentís que la vida misma te transforma en el doble tilde azul.

domingo, 28 de febrero de 2016

Muchas veces, quiero creer y no me lo permito. Quiero que me envuelva todo lo desconosco y aflojarle la correa al escepticismo.
Tener un lugar en ese algo en el que muchos se refugian. Ellos hablan de su dios, pero yo busco el sosten en otras cosas, lo palpable del ser, su energía, lo real de la compania. Por más que no me apoye en la religión, lo espiritual si me hace algo de eco.
A veces realmente quisiera creer y cambiar de lugar, de ahí todo parece más fácil. Lo bueno, lo malo, las culpas y los aciertos en parte tendrían su excusa. O algo así.
Pero prefiero ser dueño de eso, porque lo fui y lo voy a ser siempre. Porque nada ni nadie es más responsable de mis actos que yo.

miércoles, 24 de febrero de 2016

El domingo estaba cortando el pasto de la vereda con unos 35º masomenos.
La cosa es que los vecinos de en frente estaban meta asado y parece que me vieron sufriendo porque me cruzaron un glorioso chori por el alambrado.
Agradecido, pero para mi asombro ahí descubrí una nueva forma de detectar el nivel de conchetaje/gentebien/fifí de algunos especimenes.
Porque si te dan un chori en una figaza ya sería atípico.. pero si te dan un CHORIPAN con PAN LACTAL INTEGRAL, eso ya es un desprecio a la vida, un insulto a la existencia señores, gracias por el embutido pero que clase de brujería es esa, por diorrrr!
pd. de los mismos creadores de la milanga completa con gaseosa light y el té verde con medialunas de grasa.

martes, 23 de febrero de 2016

Cierro los ojos, me veo en el mar.
Soy el agua, soy toda la sal.
Abro los ojos y no puedo ver,
ya no hay lúz, la que había se fue.
Llamo tu nombre y conjuro a los vientos que acudan a mi,
alcen mi cuerpo y me lleven a donde estás vos.

No tengo fuerza ni paz interior,
si hay amor que nos venga a salvar.
Y entonces..
Llamo tu nombre y conjuro a los vientos que acudan a mi,
alcen mi cuerpo y me lleven a donde estás vos.

Pez.
La verdad es que no me siento a la altura de ese futuro que imagino, las ganas son inmensas, pero en el fondo creo que estoy muy por debajo de todo lo puedo. No me decido con claridad y esas dudas que nacen me tienen agarrado de los pies. Me replanteo eso casi todos los días y sigo sin diluirlo. Soy mi propio ancla.

No tengo el piso para proyectarme y eso me está limitando mucho, lo tengo más que claro. ¿Pero dónde está el empujón que necesito? Es como si no me valiese por si solo, me falta ese brazo rodeando el hombro. El abrazo de alguien que me lleve con su seguridad a cruzar esto y no tenga miedo (como yo) de lo nuevo, lo malo o bueno que se pueda crear. La incertidumbre de lo que se esconde cuando pasan los días, el tiempo.
El tiempo me inhibe.

Días como hoy me desbordo de bronca, estoy lejos del discurso que quiero llevar. Pienso A, Digo B, y hago C.
Donde C, es poco y nada.

martes, 16 de febrero de 2016

A veces, ante la duda, me guardo lo que pienso/siento para no quedar como un boludo ante el otro. Después me doy cuenta que sin decirlas quedo de la misma forma, pero conmigo. Que es peor.

domingo, 14 de febrero de 2016

Ya hace algunos años que esta fecha me es muy especial, se me resignificó. Dejó de ser un día más. Es esperar con ansias a que caiga la noche y poder compartir un momento único, mirarte detenidamente sin interrupción y saber que me vas a transmitir un sinfín de emociones.
Hoy vuelve The walking dead, es un gran día.

lunes, 8 de febrero de 2016

Ya no podía dormir y me quedé mirando al techo desde temprano, pensando en situaciones hipoteticas como para no perder la costumbre. Soñando despierto y volando bajito sin irme mucho del piso.
Y revoloteaba el tema de que a veces uno necesita una caricia verbal, sin ir más lejos pensaba en lo gratificante que es saber que para el otro de una u otra forma sos importante. Por ahí el tema es que con esas personas a veces es tan fuerte el vinculo que seguro el cariño o el aprecio queda explícito y llega al punto de que no haría falta adornarlo con palabras. La pucha che, eso es un garrón.
No hablo de egos ni de como alimentarlos, sino de saber como realmente te ven desde el otro lado y si te necesitan o quieren de una forma similar a la que vos sentís por ese otro. Compartir la idea del afecto.
La verdad es que no se como escribirlo, no encuentro la forma de contar bien lo que quiero. Es más un sentimiento que otra cosa. Pero si tengo que compararlo de una forma burda sería algo así como decir que a la persona "linda" muchas veces no le hace falta que le adornen con flores lo que muestran, en definitiva lo saben y ahí si entra un poquito en juego el clima de los egos. Aunque no sea en todos los casos, saben que queda en evidencia lo que el resto puede pensar de ellos solo guiandose de la apariencia. Sin ir a lo físico y si a lo afectivo, a lo que voy, es que desde la vereda del vinculo no siempre la empatía es visible y lo lindo es poder expresarlo, que esas personas que te nutren lo sepan.
De la nada y sin ningún pie poder decirle al otro lo necesario que es, que lo querés, lo que te produce, o lo que fuese que te pase por la cabeza. Nunca está de más, es un sentir hermoso, y más si es recíproco. Es que el saberlo llena, y no me cabe duda que levanta paredes donde muchos, por miedo o desconocimiento, no las harían. Me siento un jipi de mierda pero..
¿De qué sirve guardarse lo lindo solo para uno?
lo real y auténtico se comparte. Ahí está la mágia.

jueves, 4 de febrero de 2016

Casi 6 años después me encontré con un puñadito de Oblogos en un cajón perdido, esas que daban en la puerta de mi facultad y hacían un poquito más corto el viaje de vuelta. Refugio de lindos textos.
http://dosdeochenta.blogspot.com.ar/2010/05/la-angustia-de-ponerse-en-puntas-de.html

sábado, 23 de enero de 2016

Compartir, y todas las infinitas posibilidades que esa palabra nos da. Si hay algo que nutre los días, es eso, el mismo canal y las mutuas ganas hacernos participes de esos momentos con un otro. Más cuando escuchar y ser escuchados se transforma en esa llave que hace despegar historias, pensamientos, vivencias y por sobre todo sonrisas.

domingo, 17 de enero de 2016

Es un proceso, un remolino que avanza y busca aires más puros, y en ese paso así de inertes se me tildan los días. Así le da forma a una inseguridad que hoy le podría ganar a todo lo que me rodea. Lo desconocido y nuevo, ese trayecto costoso. Como si siempre faltase media vuelta para el giro.
Es lo catastrófico que en el fondo nivela, para abajo, todo lo que podría llegar a ser un espacio nuevo. Eso me hace ruido, pero lo necesario, como para tener las intenciones intactas y buscarle un desague a lo rutinario.

sábado, 2 de enero de 2016

CHE VISTESSSSS. Lo malo de esta época post-año nuevo es que cuando tenés muchas ganas de hablar, juntarte a tomar una birra y seguir hablando giladas, la mitad de tus cercanos están vacacionando, la otra mitad esta secuestrada por sus parejas y/o amos.. y el resto.. bueno, no se si hay mucho resto. Estalló el verano uachooo, y bueno, por lo menos la birra está.