sábado, 23 de enero de 2016

Compartir, y todas las infinitas posibilidades que esa palabra nos da. Si hay algo que nutre los días, es eso, el mismo canal y las mutuas ganas hacernos participes de esos momentos con un otro. Más cuando escuchar y ser escuchados se transforma en esa llave que hace despegar historias, pensamientos, vivencias y por sobre todo sonrisas.

domingo, 17 de enero de 2016

Es un proceso, un remolino que avanza y busca aires más puros, y en ese paso así de inertes se me tildan los días. Así le da forma a una inseguridad que hoy le podría ganar a todo lo que me rodea. Lo desconocido y nuevo, ese trayecto costoso. Como si siempre faltase media vuelta para el giro.
Es lo catastrófico que en el fondo nivela, para abajo, todo lo que podría llegar a ser un espacio nuevo. Eso me hace ruido, pero lo necesario, como para tener las intenciones intactas y buscarle un desague a lo rutinario.

sábado, 2 de enero de 2016

CHE VISTESSSSS. Lo malo de esta época post-año nuevo es que cuando tenés muchas ganas de hablar, juntarte a tomar una birra y seguir hablando giladas, la mitad de tus cercanos están vacacionando, la otra mitad esta secuestrada por sus parejas y/o amos.. y el resto.. bueno, no se si hay mucho resto. Estalló el verano uachooo, y bueno, por lo menos la birra está.