miércoles, 27 de abril de 2016

Desde que tengo memoria, salgo de la ducha y me siento obligado a tener que dibujar o escribir alguna frase en el espejo empañado. Es un ritual.
Y me tomo mi tiempo.
De esas tantas cosas que hacen ver que no terminamos de crecer nunca,
por suerte.

3 comentarios :

  1. Me pregunto si algún día me podré ver como una adulta en el espejo. La mirada es siempre la misma, viste?

    ResponderEliminar
  2. No está mal, tiene su aspecto creativo.
    Y me gusta eso de no terminar de crecer.

    ResponderEliminar
  3. Aún muertos, no hemos terminado de crecer. Saludos
    elmarenunatina.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar