viernes, 19 de agosto de 2016

Creo que la frustración más grande no es aquella que nos sobrevuela en la cabeza por cuestiones de distancia, por más que se agigante con la imagen de inalcanzable o imposible. Sino aquella que es más cercana, viviente, y nos roza mostrandonos su presencia a diario. Es enorme la sensación de faltante que me genera eso, más sabiendo que al verlo desde afuera hago todo lo que está al alcance para lograr ese objetivo, esa búsqueda, esa mirada. Y siempre con el mayor de los gustos por más que sepa que al final pueda no aflorar una respuesta desde otro lado. Dificilmente me pueda reprochar algo en momentos así, por mi parte está todo dicho en acciones, y hasta hoy, en seguir insistiendo. Siendo todo de la forma más noble que me nace. Esa sería la mayor paz que puedo tener conmigo mismo, saber que mi cabeza y mi sentimiento estuvieron y están puestos ahí, haciendo la mayor de las fuerzas para cumplir con lo que me hace bien, y pensando en multiplicar ese efecto.
De igual forma me cuesta quedarme con esa idea y pienso en todo lo tanto más que podría haber hecho o cambiado en el trayecto. Pienso en lo que pude haber errado, basicamente.
No puedo dejar de lado el imaginar todas esas respuestas posibles que me puedan justificar la falta de "éxito" (con unas comillas muy grandes, porque no es exactamente la palabra), pero el planteamiento avanza sin llegar muy lejos. Ya no quiero forzar nada, los hechos me hablan y van en contra de mi deseo. La falta de interés de cierta forma me comunica mucho más que lo que puede decir cualquier palabra.
La valoración es un tema del orto, siempre lo fue. Hablando tanto de la propia como de la que deposita el otro en nosotros. Cuando hablamos de su falta es dificil sacar de la bolsa y dejar de lado a las expectativas o la misma proyección boluda que nos hace autores de cierta verdad, una verdad trunca y errada, que está cargada de lo que idealizamos. Es un popurri que no suma jamás.
Nadie pide un gracias, ni esperamos que nos llueva, porque lo que le da su gracia es que simplemente aparece en lo espontaneo.
No cuesta entenderlo pero si ponerlo en juego.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario