viernes, 2 de septiembre de 2016

En definitiva la vergüenza o el temor te pueden llegar a durar unas horas, algunos días. La duda no, te va a acompañar toda la vida.
Desde acá, hasta que la memoria haga su fuerza.
Ahí ya sabés el desenlace con anticipación, para mejor evitarlo.

2 comentarios :

  1. Y la culpa por no intentar despejar la duda? Mmmm...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uff, esa culpa es otro intruso más que se mete en el balero.

      Eliminar