martes, 13 de septiembre de 2016

Hoy me acordaba del famoso reloj-despertador de la revista Genios,
pero especialmente de su alarma.
Prefería levantarme rápido de la cama para ir a la escuela, antes que escucharlo 30 segundos más.
Nadie te va a extrañar, vil aparato cuponero.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario